gestion_de_color

Gestionar el color de tus fotografías

¿Alguna vez habéis impreso una fotografía desde el ordenador y los colores resultantes no eran los que veíais en la pantalla? ¿O que una misma imagen se vea de forma ligeramente diferente en la cámara de fotos y en el monitor?

La razón de este problema es sencilla… más o menos. Aunque las pantallas de todos los dispositivos digitales funcionan técnicamente igual (combinando porcentajes de luz roja, verde y azul), cada uno interpreta estos valores de manera diferente. De ahí que los colores que vemos en nuestra cámara de fotos no sean iguales al 100% que los colores del ordenador o de la impresora (sobre todo si ésta trabaja en CMYK, otro sistema de descripción de colores).

¿Cómo afrontar entonces el problemón de creer que hemos capturado un color y que luego sea diferente? Gracias al Consorcio Internacional del Color, existe el llamado Perfil ICC que sirve exactamente para definir cómo los dispositivos interpretan los colores. Gracias a este estándar, nuestra impresora, o nuestro monitor, puede entender y traducir los colores de Photoshop, por ejemplo.
 
Colorspace
 
Aún así, seguimos sufriendo la diferencia de colores. Y esto se debe a que una cosa es el Perfil de Color y otra muy diferente el Espacio de Color.

El Perfil de Color o Perfil ICC describe el conjunto de colores que una cámara es capaz de captar o una impresora capaz de imprimir.

Por otro lado, el Espacio de Color – el sRGB, Adobe RGB, etc.- describe un conjunto de colores de forma independiente y no relacionada con ningún dispositivo individual. En este espacio, los grises tienen los mismos porcentajes de rojo que de azul o verde, y contienen todos los colores que puedan tener nuestros dispositivos digitales. La situación ideal es aquella en la que tanto tu monitor como tu impresora poseen la mayor cantidad de colores posibles.
 
 

¿Qué debemos cuidar para que reproducción de los colores sea la más precisa posible?

Gestionar el color de tu cámara

Cada cámara, posee su propio firmware o convertidor de RAW en los que se incorporan de serie los perfiles de color de la misma. Se puede personalizar, pero es bastante complejo.

Desde el ordenador, se puede hacer con Adobe Camera Raw o con Adobe LightRoom, pero en estos casos es cuando capturamos las imágenes en RAW.

Si estamos capturando las fotos en JPG, y si la cámara nos deja, es recomendable seleccionar el espacio de color Adobe_RGB ya que alberga muchísimos de los colores que capta la cámara y, sobre todo, porque muchos de ellos son reproducibles por las impresoras ink-jet.

Gestionar el color de tu monitor

La calibración de nuestros monitores es uno de los principales quebraderos de cabeza a la hora de gestionar el color. Los monitores de tubo reproducen colores más precisos que los TFT o LCD, pero la mayoría de las pantallas de ordenador funcionan con esta tecnología.

Existen monitores TFT especiales para uso fotográfico, pero puede que se salgan del presupuesto. Para los monitores normalitos, lo mejor es seleccionar uno que no modifique colores ni brillo dependiendo de un ángulo mínimo de observación (90º horizontal y verticalmente). Huye de los que oscurecen los colores a la mínima bajada de cabeza.

Aunque los ajustes de fábrica de los TFT están calibrados para interpretar bien los porcentajes de RGB (6500ºK de temperatura de punto blanco y gamma 2.2.), el uso del mismo y sobre todo la temperatura del ordenador tiende a variarlos. Para volver a ver bien los colores, lo mejor es utilizar un instrumento llamado colorímetro. Si se siguen los pasos indicados, su uso es bastante sencillo.

¿Dónde vas a mostrar tus fotos?

No tiene nada que ver editar tus imágenes para mostrarlas en Internet o para imprimirlas.

Si vas a subir tus fotografías a tu portfolio online, tienes que saber que cada navegador Web interpreta los colores a su manera. La solución para evitar que cada usuario vea tu imagen con un color diferente es convertir tu foto al espacio de color sRGB (edición-convertir en perfil de color) y guardarla como archivo JPG de 8 bits (archivo-modo-8 bits).

Si vas a imprimir tus fotos, lo ideal es guardar las imágenes con la mayor información posible: ProPhoto (edición-convertir en perfil de color), 16 bits y en .tif. Tu laboratorio digital lo agradecerá y tú lo podrás ver en los resultados de impresión.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>